“El mundo no termina en el 2012 la prueba de ello es que tengo una lata de sardinas que caduca en el 2015”










. Llamó Bencomo a su presencia al adivino y le pregunto por el futuro; esto fue lo que le dijo:


"Llegarán aves blancas y grandes alas por el mar, extrañas huellas cubrirán las arenas de las playas y se cuajará la tierra suelta de los montes. Estará todo dispuesto entonces para que se escuche el cruel sonido de la batalla. Arduo y prolongado será el combate. A su término sólo un terrible despojo será la isla, amargo, como la derrota".
Bencomo no aceptó aquella profecía que hablaba de derrota, por eso mandó a matar a Guañameñe, el adivino. Sin embargo, pronto llegarían a las costas de Añaza galeones de guerra, y la sangre comenzaría a correr.






lunes, 13 de septiembre de 2010

¿Quiénes son Chinijos del millo?


Un colectivo de activistas artísticos inunda las calles de graffitis, se instala en la escena hip-hop regional y comunica sus ideas a golpe de 'performance'. Están en todas partes.

Seguro que alguna vez se ha tropezado en la calle con algún muro decorado con un graffiti firmado por Chinijos del millo. Posiblemente tenga alguno en su barrio, porque están por todas partes: grandes y pequeños, en una valla publicitaria o en una esquina a la altura de los pies, en alguna fachada, sobre un coche abandonado e incluso en papeleras. Pues bien, se trata de un grupo de activistas que practica una especie de arte de guerrilla, cargado de denuncia o centrado sólo en el puro entretenimiento y que aprovecha para expresarse cualquier canal.
Han inundado las calles de Tenerife, pero también las de toda ciudad a la que se desplazan fuera de la isla. Se pueden encontrar en La Cuesta, en Punta del Hidalgo, en La Laguna, Santa Cruz, Las Palmas, Salamanca, Corralejo, Barcelona e incluso Ibiza. Y todos ellos están unidos por dos ideas: el arte por el arte y la denuncia.

Frente a una de las entradas del parque La Vega de La Laguna, sobre un muro cubierto por enredaderas, hay un graffiti que lo dice todo: "Nos podrán cerrar la boca, pero no callarán nuestros muros".

Pero no se limitan al aerosol. Muy cerca de la cultura hip-hop, este grupo de artistas callejeros abandona de vez en cuando el frío de la noche al aire libre y se encierra en locales para transmitir su obra mediante performances en las que combinan pintura, música y poesia urbana. El resultado ha sido siempre (como esta vez en el Blues Bar de La Laguna) más que curioso.
Otras veces han ido más allá y han ejercido su derecho a la protesta saboteando vallas publicitarias institucionales. En la vía de ronda lagunera, llegaron a transformar a la chica que aparecía en un cartel del Cabildo de Tenerife en una soldado profesional. Semanas después fue retirado. Sin embargo, a menudo son llamados por empresas o ayuntamientos para participar en talleres o decorar estructuras. Y es que, la verdad, lo hacen muy bien.

Aunque en el último año sus trabajos se han extendido por las calles como una plaga, lo cierto es que no son los únicos. El panorama del graffiti crece por momentos en Tenerife, transformando las ciudades en auténticas obras de arte. Pese a todo, los autores son criticados. ¿Vandalismo o creación? El tiempo, con toda seguridad, les dará la razón.


Fuentes: loquepasaenrenerife.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario